Creo que es tiempo de hacer un gran cambio en las reglas de etiqueta que existen para las "damas" pues así como los tiempos cambian, las reglas también deben de cambiar. Echen un vistazo a estas reglas que encontramos y se darán cuenta que muchas deben de reformarse.

Ayúdanos a decidir cual de estas reglas debe de ser modificada y cual con urgencia debe de ser erradicada totalmente:

- Uno de los objetos a que debemos consagrar mayor atención y estudio es a hacer agradable nuestra persona.

- La mujer: cuidará de precaverse de aquella excesiva suavidad que degenera en ridícula timidez o rústico encogimiento.

- Siempre que nos encontremos de pie, mantengamos el cuerpo recto, sin descansarlo, especialmente cuando hablamos con una persona.

- Al sentarnos, hagámoslo con suavidad y delicadeza, sin caer de golpe y violentamente sobre el asiento; sentados conservemos actitud natural y desembarazada, sin echar los brazos por detrás del respaldo, ni reclinar la cabeza.

- Es de mala educación situarse tras una persona que lee, tratando de ver el mismo libro, revista o papel.

- Se consideran actos vulgares: Colocar un pie sobre la rodilla opuesta.

- Se consideran actos vulgares: Mover innecesariamente el cuerpo, cuando se está en un piso alto, un asiento, mesa, de manera que su movimiento lo comunique a los demás.

- Se consideran actos vulgares: Extender el brazo por delante de alguna persona.

- Se consideran actos vulgares: Manifestar excesivos cuidados con la ropa, peinado o barba.

- Se consideran actos vulgares: Estornudar, sonarse o toser con fuerza.

- Se consideran actos vulgares: Reír a carcajadas o con frecuencia.

- Se consideran actos vulgares: Llevarse a menudo las manos a la cara, sonar las coyunturas de los dedos, jugar con las manos, silla. etc.

- Es vulgar y grosero tutear a quien no se tiene intima confianza.

Acostumbrémonos a ejercer sobre nosotros el dominio necesario para reprimirnos en las más fuertes impresiones. Las personas cultas y bien educadas no se entregan con exceso a ninguno de los afectos del ánimo, y sea lo que sea siempre aparecen serenas, con más o menos fuerza de espíritu.


Estas son solo algunas reglas de etiqueta publicadas para ayudar a mujeres a no olvidarlas, lo que me parece muy bueno pues en ocasiones son necesarias, sin embargo hay algunas que definitivamente cambiaría que no aplican a la sociedad del siglo XXI.

Comparte tu opinión


Temas Relacionados:
Reglas de etiqueta para mujeres (Parte 2)