Cuidado con los calentadores de los asientosTodavía no se sabe exactamente la extensión real del problema de las quemaduras que producen los calentadores de los asientos ni si estos calentadores que ocasionan heridas pueden ser un riego excesivo para la seguridad de los conductores. Pero, la Administración Nacional de Tráfico y Seguridad en Carreteras, NHTSA en sus siglas en inglés, ya ha tomado cartas en el asunto después de que decenas de personas con parálisis y otros problemas sensoriales hayan sufrido quemaduras severas por los calentadores de los asientos.

Y esto ha hecho que se pida a la NHTSA que reconsidere cómo se decide que un vehículo tiene un defecto de seguridad porque sus calentadores de asientos superan la tolerancia humana.

No es la primera vez que la NHTSA investiga el tema de los calentadores. Lo lleva haciendo desde mediados de la década de los 80. Ahora quiere saber cuál es la extensión del problema para abordar el tema de la seguridad y determinar qué medidas son necesarias para hacer frente a los problemas generados por los calentadores de asientos de un auto, utilizados para calentar al conductor en los climas fríos.

Los médicos especialistas en quemaduras aseguran que este tipo de asientos nunca debe de llegar a una temperatura máxima de 105 grados Fahrenheit. Mientras las víctimas aseguran que a menudo no se dan cuenta de que se están quemando hasta que finalmente es demasiado tarde.

La temperatura de los calentadores de asientos en un auto puede alcanzar los 160 grados Fahrenheit, según las últimas investigaciones realizadas por médicos y expertos en seguridad contra incendios. Actualmente, algunos fabricantes ya tienen limitada su temperatura a 107 grados mientras que otros tienen asientos que fácilmente alcanzan los 120 grados, una temperatura que ya puede causar quemaduras de tercer grado, según los especialistas.

Según explica un grupo de Estrategias y Defensa de Investigación de la seguridad, hasta ahora la NHTSA no necesariamente considera un "defecto" en el auto si el calor supera la tolerancia humana. El problema se da cuando los conductores tienen algún tipo de discapacidad o falta de sensibilidad en algunas partes de sus cuerpos. De hecho, algunas personas que no pueden sentir el calor de los asientos utilizan los calentadores para calentar el resto del cuerpo.

El principal objetivo de este grupo de investigación, junto con médicos especialistas, es hacer que la NHTSA y a la Alianza de Fabricantes de Automóviles traten el tema de los asientos calientes como defecto por considerar que "un calentador de asiento que se calienta lo suficiente como para quemar a la persona, tiene un defecto".

Además, se pide que se puedan desconectar los calentadores de asientos en las personas con déficit sensorial inferior a la temperatura del cuerpo, fijar una temperatura máxima e instalar temporizadores automáticos para apagar los calentadores, ya que algunos fabricantes ya lo hacen.

¿Utilizas con frecuencia los calentadores de los asientos? ¿Crees que este es un tema lo suficientemente peligroso como para invertir el tiempo en una amplia investigación? No tengo la mendor duda, y tú ¿qué opinas de todo esto?