licencias de conducir para los inmigrantes indocumentados
El pasado fin de semana cerca de 4.000 personas se reunieron en el Capitolio de Oregón para apoyar dos temas de candente actualidad para todos los inmigrantes indocumentados. Por una parte, la legislación sobre las licencias de conducir para inmigrantes indocumentados. Y por otra, apoyar a los estudiantes indocumentados. Esta marcha ha reabierto la polémica de conceder o no licencias de conducir a los indocumentados.

Los últimos informes apuntan que negar licencias de conducir a indocumentados aumenta el número de conductores sin licencia, incrementa la tasa de personas sin seguros, existe más posibilidad de accidentes en la carretera y crece el número de conductores que se dan a la fuga después de tener un accidente. ¿No crees que negar las licencias de conducir a los indocumentados hace a las comunidades menos seguras?

Según la fundación AAA, que aboga por un tráfico seguro, los conductores sin licencia de conducir hacen las carreteras más peligrosas porque estos conductores tienen cinco veces más posibilidades de sufrir un accidente fatal que los conductores con licencia.

Hawaii, Washington y Nuevo México son los únicos tres estados que conceden licencias de conducir a indocumentados. En 2005, diez estados otorgaban licencias de conducir a todos los conductores: Hawaii, Illinois, Michigan, Montana, New México, Carolina del Norte, Oregon, Utah, Washington, y Wisconsin. Ahora la lista se ha reducido a tres. Sin embargo aún hay grados de tolerancia en algunos.

Durante la marcha del domingo la secretaria de estado de Oregón, Kate Brown, animó a la gente a continuar votando el proyecto de ley Senate Bill 845, que permitiría a los indocumentados obtener una licencia de conducir sin demostrar que residen de forma legal en el país. En su discurso insistió en que "nuestros esfuerzos no se pueden parar ahí. No hay que perder la pasión por el cambio. Tu voz tiene que ser escuchada."

Asociaciones latinas en Oregón piensan que este punto tiene un impacto radical en la comunidad latina porque los inmigrantes ilegales son una parte vital de la economía. Según datos del censo, desde el año 2000 la población latina en Oregón ha crecido un 63% con cerca de 450.000 personas.

Los partidarios de la medida dicen que el Estado debe promover la conducción segura y conductores con licencia que conozcan las reglas de la carretera. Además, con licencia pueden obtener un seguro para el vehículo y no tendrían la tentación de huir del escenario de un accidente por carecer de seguro.

Este proyecto de ley beneficia tanto a inmigrantes que no pueden probar autorización de estar en el país como a otras personas que por la razón que sea han perdido su certificado de nacimiento y pasan meses tratando de conseguir la documentación. El proyecto de ley permitiría que personas en estas circunstancias puedan conducir mientras obtienen nuevamente su documentación.

Los detractores de la medida piensan que esta ley podría poner en peligro a la ciudadanía facilitando que hasta criminales o traficantes de droga pudieran obtener licencias para conducir legalmente por Oregón. Y agregan que quienes están ilegales en el país no sienten la necesidad de adquirir un seguro de auto.

Otra localidad donde se está ejerciendo presión para aprobar una ley que permita a los inmigrantes ilegales tramitar la licencia de conducir es la ciudad de Los Ángeles.

Y tú, ¿estás a favor o en contra de las licencias de conducir a inmigrantes ilegales?