sintomas problemas de tiroides
Ponte los dedos en el cuello, justo debajo de la nuez (o la manzana de Adán). Ahí está tu tiroides, una glándula en forma de mariposa que aunque es pequeñita, tiene a su cargo el importante trabajo de producir las hormonas que determinan el ritmo de tu metabolismo y la forma en que tu cuerpo utiliza la energía. Por eso es importante que reconozcas cuanto no está funcionando como debería.

Cuando la tiroides marcha bien, funciona con la precisión de un reloj suizo. Pero cuando se descontrola, ya sea que funcione de menos (se "atrase") o que funcione de más (que se "adelante"), causa trastornos que no debes pasar por alto.

Lo que sucede cuando se "acelera": la tiroides se vuelve hiperactiva y produce más hormonas de lo debido y es lo que se conoce como hipertiroidismo. Las causas pueden ser la enfermedad de Graves, los nódulos tiroideos hiperactivos (que funcionan de más) o la tiroiditis, un trastorno del sistema inmunológico (de defensa del cuerpo) o una infección viral que provocan que la tiroides se inflame y produzca un exceso de hormonas.

Síntomas de hipertiroidismo: aumenta tu apetito y comes más, pero aún así pierdes peso; se te aceleran los latidos del corazón (taquicardia) o late rápidamente y, a veces, de forma irregular (arritmia); puede aumentar de tamaño en el área del cuello en donde está la tiroides (la tiroides crecida se llama bocio); podrías notar nerviosismo y ansiedad, temblor en las manos, sudas más y sientes sofocos (calores); podrías tener intolerancia al calor; puedes tener episodios de diarrea así como períodos menstruales menos frecuentes y con menor sangrado; te pueden doler los músculos y puedes tener dificultad para dormir.

Lo que sucede cuando se "desacelera" y causa hipotiroidismo: la cantidad de hormonas que produce la tiroides es insuficiente para que desempeñe bien sus funciones, esto puede suceder por diferentes razones, entre ellas: por causas autoinmunes, que es la más común (el cuerpo produce anticuerpos contra células propias, y se conoce como tiroiditis de Hashimoto); haber recibido tratamiento de radioterapia, para el hipertiroidismo; como reacción a ciertos medicamentos (como el litio), como consecuencia a trastornos en la glándula pituitaria (que se encuentra en el cerebro); por deficiencia de yodo, de nacimiento, relacionado al embarazo y a veces se desconoce la causa.

Síntomas del hipotiroidismo: subes de peso de pronto, sufres de estreñimiento, te sientes cansada, la piel se te reseca y se te puede hinchar la cara. Se te cae el pelo y se te parten las uñas fácilmente, podrías ser más sensible al frío y te puedes deprimir. Además, tus períodos se vuelven más pesados, tienes dolor durante tu menstruación, se te inflaman las articulaciones y podrías notar rigidez al caminar. La voz se te pone ronca, te sube el nivel de colesterol. Tanto en el hiper como en el hipotiroidismo no tienen que aparecer todos los síntomas en la misma persona y la severidad puede variar.

Tanto el hiper como el hipotiroidismo afectan más a las mujeres que a los hombres, así que debes estar alerta. Ten presente también que los síntomas de ambos pueden presentarse lentamente y hasta confundirse con los de otras enfermedades. Si experimentas síntomas de este tipo, consulta con tu médico (preferiblemente con un endocrinólogo) lo antes posible, para que te haga las pruebas necesarias y determine el tratamiento adecuado.

Si quieres encontrar más detalles sobre la tiroides, sus funciones, las causas de los trastornos más comunes y los tratamientos indicados visítame en www.VidaySalud.com en donde además encontrarás reportes gratuitos, grupos de apoyo e información acerca de cualquier tema relacionado a la salud.

¿Quieres más consejos de salud de la Dra. Aliza? ¡No te pierdas sus recomendaciones en estos videos!