que son los calambres musculares
Los espasmos musculares que afectan a los músculos de las piernas son dolorosos y molestos, pero por lo general, no son graves. Sin embargo, si ocurren con mucha frecuencia o son muy severos, consulta con tu médico.

Alina se despertó de pronto con un dolor intenso en la pantorrilla derecha. Al cabo de unos minutos se le calmó, pero la dejó preguntándose la causa y si le volvería a ocurrir. Si alguna vez te ha sucedido, ya sabes que puede ser un episodio muy doloroso. ¿Por qué sucede?

Los músculos están hechos para contraerse, de hecho, no podríamos movernos si no lo hicieran. Pero algunas veces, ocurren espasmos o contracciones involuntarias en los músculos y éstos quedan temporalmente incapacitados para relajarse, provocando lo que se conoce como un calambre muscular. Pueden suceder en varios grupos musculares, pero son más frecuentes en los músculos de las piernas y de los muslos:

• En la pantorrilla (los gemelos)

• La parte trasera de los muslos (bíceps femoral)

• La parte delantera de los muslos (quadriceps)

Puedes experimentar los calambres durante una sesión de ejercicios, o durante el descanso, ¡hasta cuando duermes! Existen varias razones por las cuales puedes desarrollar calambres, algunas de ellas son:

• Músculos cansados o tensos

• Permanecer mucho tiempo en la misma posición

• Deshidratación y falta de electrolitos (minerales), como sodio y potasio, sobre todo durante las sesiones de ejercicio en días muy calurosos.

• Mala condición física

• Mala circulación en las piernas

• Como efecto secundario de algunas medicinas, como los diuréticos, las estatinas (para el
colesterol), algunos medicamentos para la hipertensión, para el Alzheimer o para la osteoporosis.

• Embarazo

Los calambres también pueden aparecer como efectos secundarios cuando se suspenden algunos medicamentos y algunas sustancias con efectos sedantes como el alcohol y ciertos barbitúricos, así como algunos medicamentos para combatir la ansiedad.

Lo que puedes hacer si desarrollas un calambre:

• El mejor remedio es estirar el músculo. Si sientes el calambre en los pies o en las piernas, levántate y camina. Si el calambre es en la pantorrilla, colócate a unos 2 pies (24 cm) de una pared y apoya los antebrazos contra ella manteniendo la espalda y las rodillas rectas, con los talones en el suelo. Mantén la posición unos 10 segundos y repite de 2 a 3 veces. Otra técnica consiste en flexionar el tobillo y acostado(a) en la cama y con las piernas lo más estiradas y rectas posibles, tratar de llevar los dedos de los pies hacia la cabeza.

• Un masaje suave también puede relajar los músculos. Una bolsa de agua caliente o una toalla mojada en agua caliente te puede ayudar también.

Si tienes calambres asociados con deshidratación o actividad física, evita ejercitarte después de comer y bebe suficientes líquidos antes, durante y después de cada sesión. Asegúrate de calentar bien tus músculos antes de iniciar el ejercicio y, al final, haz ejercicios de estiramiento.

Si se presentan casi siempre durante la noche, realiza ejercicios de estiramiento de la pantorrilla (como te expliqué anteriormente, apoyándote contra la pared con la espalda y las piernas rectas. Mantén la posición durante unos 10 segundos y repite de 2 a 3 veces). También asegúrate de tomar suficiente calcio y magnesio.

Y recuerda, si los calambres se presentan de manera muy frecuente y con un dolor muy intenso sin motivo aparente, entonces debes consultar con tu médico para que te ayude a identificar la causa. Para reportes gratuitos, grupos de apoyo, deliciosas y saludables recetas y más información acerca de cualquier tema de salud visita www.VidaySalud.com. También te invito a que me des tu opinión en http://www.facebook.com/vidaysalud y a que me sigas en http://twitter.com/#!/VidaySalud.

¿Quieres más consejos de salud y bienestar? ¡No te pierdas estos videos!



En Tu Voz nos importa mucho tu opinión para poder seguir brindándote una experiencia única y enriquecedora. Ayúdanos a saber más de ti, contestando esta encuesta.