Mujer empresaria
"Frecuentemente me preguntan qué es lo más difícil de ser una empresaria. Si bien vienen muchos retos ... creo que la parte más difícil es comenzar, explica Abbie Davies, dueña y fundadora de My First Yoga. Davies, es graduada de Harvard University, donde estudió cómo el movimiento y el ejercicio contribuyen con el autoestima y confianza.

En un artículo destacado en Forbes, Davies explica cómo puedes saber que estás lista para comprometerte y comenzar.

"No hay una ecuación científica para determinar que estás listo para entrar al mundo empresarial, pero he notado que aquellos que son capaces de contestar estas tres preguntas tienden a estar listos para comenzar:

1. ¿Ser empresario es lo mío?
2. ¿Qué tipo de negocio puedo comenzar?
3. ¿Cómo sé si los consumidores necesitan lo que mi negocio puede ofrecer?
Si estás pensando comenzar un negocio, estos son tres consejos a considerar mientras te preparas para contestar esas preguntas:

1. La confianza lo es todo. Aunque la confianza no te asegura el éxito como empresaria, sí juega un rol muy importante. En corporaciones grandes, el pensamiento de grupo y la supresión de pensamiento independiente se tolera hasta cierto punto con el fin de evitar conflicto durante el proceso de la toma de decisiones. Para convertirte en una empresaria exitosa necesitarás estar preparada para lidiar con comportamientos complacientes. Siéntete segura de tomar decisiones que estén en el mejor interés para tu compañía y siéntete cómoda explicando estas decisiones a clientes que podrían sentirse decepcionados.

2.
Pon a trabajar tus virtudes. Comenzar un negocio significará un reto, así que haz lo mejor que puedas para encaminarte hacia el éxito. Cuando decidas el tipo de negocio, comienza analizando tus virtudes y debilidades. Evalúa cada una de tus ideas de negocio por unos días y determina si se alinean con tus virtudes y si minimizan tus debilidades.

3. Busca la manera de poner a prueba la demanda sin gastar mucho. La meta es evitar gastar dinero o tiempo creando un producto o servicio para el que a la larga no exista demanda. ¿Ofrece tu idea de producto una solución a un problema común? La mayoría de las ideas de negocios exitosos lo logran así. Tu próximo paso es, localizar tu mercado objetivo y discutir tu idea con consumidores potenciales que caen dentro de ese grupo demográfico. Es importante tener estas conversaciones con mente abierta. Debes recordar que una observación negativa no significa que tu idea será un fracaso, sino que quizás debas volver a pensar en el enfoque. Cuando llegue el momento de de poner a prueba el mercado con el producto en su fase beta, asegúrate de pensar económicamente, y de que sea funcional. Continúa recopilando opiniones y produce versiones modificadas y rentables.

VIDEOS RELACIONADOS:

Mariela Dabbah - Cómo Iniciar Tu Propio Negocio