Consejos para parejas que viajan mucho - Relaciones a larga distanciaDurante gran parte de su época de novios y los primeros ocho años de su matrimonio, Doug y Polly White tuvieron una relación a larga distancia. Eso porque, el trabajo de Doug requería que estuviera lejos de casa durante varias noches cada semana, mientras que Polly podía trabajar casi todo el tiempo en Richmond. Mientras que el viejo adagio dice que, "la ausencia hace crecer el cariño", la distancia puede en realidad añadir mucha tensión a la relación. Esta pareja salió de su 'fase de viajes' con una relación fuerte y amorosa.

Ya sea que tú tengas que viajar mucho por razones de trabajo o que tu esposo esté en esa posición, aquí algunos consejos que los White comparten de propia voz, y que los ayudaron a mantener el fuego vivo a pesar de las millas de distancia que había entre ellos.

1. Recuerda, un viaje de negocios no es una vacación.

Es fácil para el que se queda en casa creer que vivir en un hotel, comer y tener servicio en la habitación, es lo mismo que gozar de unas buenas vacaciones. Esto puede ser particularmente cierto el día que toca lavar la ropa. Sin embargo, cualquiera que haya pasado un tiempo significativo viajando por asuntos de negocios estará en desacuerdo. Te dirán que comer solo en restaurantes o entretener a los clientes o socios no siempre es tan disfrutable como pasar tiempo en la mesa con la familia. Te explicarán que tener la cama entera para ellos los hace sentir solos. El servicio a la habitación es agradable, pero la mayoría de los viajeros con gusto pondría su anillo en la bañera y la pasta de dientes en el lavabo si eso significara que pudieran besar a su cónyuge e hijos para darles las buenas noches. Si tú eres quien está en casa, debes saber que tu esposo preferiría estar contigo que en el camino. Por mucho que los anuncios traten de hacerla lucir glamurosa, la estancia en un Holiday Inn Express no te hará sentir como una estrella.

2. Encuentren maneras de hacer cosas sencillas, a diario, juntos.

Cuando Doug estaba viajando, solíamos hacernos tiempo para ver TV juntos. Gracias a Dios por los planes de celular que permiten llamar por tiempo ilimitado a ciertos números. Antes y durante el programa, hablábamos, hacíamos comentarios sobre el show, o simplemente nos quedábamos callados hasta que llegara el tiempo de anuncios. Estar conectados por el teléfono mientras hacíamos la misma actividad lo hacía parecer como si estuviéramos sentados untos en el sofá y no a cientos de millas de distancia. Encontramos otras maneras de pasar tiempo juntos. Doug llamaba a Polly a casa cada mañana para despertarla. "Ella lo llamaba, su alarma personal". Siempre hablábamos a primera hora por las mañanas y a última hora en las noches, sin importar qué tan ocupados estuvieran nuestros itinerarios.

3. Encuentren maneras de compartir ocasiones especiales.

Recordamos un Halloween cuando Polly tuvo que estar fuera de la ciudad y Doug estaba en casa. Esta fue una ocasión rara. Ella siempre esperaba a los niños con sus disfraces en busca de dulces, gritando "Trick or treat". De hecho, a Polly la hizo sentir mal estar metida en una habitación de hotel, perdiéndose la diversión. Doug halló la solución. Metió su celular en el bolsillo cada vez que al timbre de la puerta sonó. Saludaba a los niños diciendo cosas como, "Qué hermosa princesa con tu vestido rosa y el payaso brillante", o "qué miedo das con esa máscara de fantasma". Seguía hablando con cada duende y bruja, permitiendo que Polly se sintiera parte de la acción. Con la llegada de Skype y otras tecnologías, los viajeros no volverán a perderse nunca el cantar Feliz Cumpleaños, una búsqueda de huevos de Pascua, o compartir las celebraciones familiares.

4. Trabaja activamente en tu relación.

Por mucho que les guste estar juntos, pueden acostumbrarse a vivir separados. Para mantener la chispa viva, necesitas hacer de tu relación una prioridad. Deben hablar entre sí. Discutir metas, sueños, necesidades y deseos. Recuerden los buenos tiempos. Díganse el uno al otro lo importante y lo que no es importante. Nosotros solíamos "hacer calendarios" cada semana. Esto no era otra cosa más que revisar nuestros itinerarios juntos. Hablábamos de lo que haríamos en el trabajo y por las tardes, de lo que teníamos planeado y de lo que queríamos hacer cuando nos volviéramos a ver. El punto es compartir más, no menos. Haz que la otra persona se involucre por completo en tu vida, para que a su regreso se sienta como si nunca se hubiera ido.

5. Hagan de su reunión una dicha.

Es fácil para el cónyuge en casa guardar tareas, problemas y frustraciones para el retorno de su esposo (a). Nuestro consejo: ¡no lo hagan! Su tiempo juntos cada semana es un tesoro. Sí, siempre habrá tareas y problemas por resolver, pero asegúrense de no restregárselo en el tiempo que pasen cara a cara. Seguramente, si han estado lejos toda la semana, no pasarás algunas horas en casa jugando golf con los amigos o metido en otras actividades, sino paseando con tu cónyuge y/o hijos. Trabaja duro para hallar el balance entre las actividades obligatorias y pasar tiempo juntos. Teníamos una cita especial por la noche cada fin de semana. Nos divertíamos tanto discutiendo y planeando estos eventos como en nuestra cita. Lo que funcione mejor para ustedes; hagan que el tiempo que pasan juntos sea tan especial que no puedan esperar más para verse de nuevo.

Manejar una relación a distancia puede poner un poco más de tensión tanto en el viajero como en la persona que se queda en casa. Es fácil dejar que las relaciones se desvanezcan cuando dos personas viven en dos ciudades diferentes. Desarrollar técnicas para acercarse el uno al otro aunque físicamente estén lejos puede ayudarlos a disfrutar tanto del tiempo que pasan separados como del que pasan juntos.

**Conoce más de Doug y Polly White en www.WhitestonePartnersInc.com.

¿Has estado tú en esta situación con tu pareja? ¿Cómo han sobrellevado el pasar tanto tiempo separados por razones de trabajo? Comparte tu experiencia aquí.

Mira estos videos con consejos para tu relación de pareja >>

María Marín - Cómo Mantener La Llama De La Pasión Viva



















También ve:
- Las parejas que discuten más se divorcian menos
- Cómo no ser esclava del trabajo
- La mujer multitareas: ¿liberada o esclava?