embarazo y trabajo
Es común que las nuevas mamás, tras haber dado a luz a su primer bebé, se enfrenten a la disyuntiva de si volver o no a trabajar. Y ahora, un estudio exhaustivo de una universidad estadounidense demuestra que el hacer lo contrario a lo que realmente queremos hacer puede costarnos muy caro y, lo que es peor, sumirnos en una depresión.

Según dicho estudio, primero publicado por The Wall Street Journal, las mujeres que terminaron haciendo lo opuesto a sus deseos (ya sea volver a trabajar o quedarse en casa con su bebé) reportaron niveles de depresión clínica mucho mayores a los de aquellas que terminaron haciendo lo que querían. El estudio (realizado por la Universidad Brigham Young) evaluó a más de mil mamás primerizas durante varias etapas del post-parto, de uno a 36 meses.

Otro dato interesante -y preocupante: los investigadores descubrieron que más del 70% de las mamás que participaron en la prueba no hicieron lo que realmente querían hacer tras haber dado a luz, ya sea volver al trabajo de medio tiempo o tiempo completo; volver a la escuela o quedarse en casa. Por ejemplo, muchas de esas mamás expresaron su deseo que trabajar de medio tiempo, pero la mayoría no logró conseguir dichos empleos y tuvieron o que trabajar de tiempo completo o quedarse en casa (ambas decisiones contrarias a sus deseos.)

Yo no tengo hijos, pero tengo muchas amigas que recién tuvieron a su primer bebé y me pregunto si han logrado hacer lo que querían en materia profesional tras el parto o se han visto obligadas a hacer lo contrario a sus deseos.

>> ¿Tienes una historia similar que contarnos? ¡Nos gustaría conocer tu opinión!

VIDEOS RELACIONADOS: