Que no decir al jefe
Mucho se habla de las cualidades que impresionarán a tu jefe, pero hay que prestarle igual importancia a las que pueden quitarte crédito. Te guste o no, el futuro de tu carrera está en las manos de tu jefa, así que mucho cuidado con lo que ella te escucha decir.

Presta atención a estos temas:

1. Discutir los salarios de tus compañeros
El descubrir que tus compañeros ganan más dinero que tú, nunca se siente bien aun si hay razones válidas para la discrepancia. Pero no importa cómo te enteraste o cómo te hace sentir, evita a toda costa discutir con tu supervisora este tema. Es poco profesional y pondrá a tu jefa en una posición muy incómoda. Si necesitas información para negociar un aumento mejor acude a un sitio como salary.com para enterarte de los estándares en tu campo y presentarte mejor ante tu superior.

2. Decir que una tarea es imposible
Es importante dejarle saber a tu jefe si tienes mucho trabajo o si crees que no puedes manejarlo, pero tienes que hacerlo de manera muy delicada. El decir que un proyecto es "imposible" o "no se puede hacer" podría evitar que recibas un ascenso en el futuro o hasta podría ocasionar tu remplazo. Cuando enfrentes un proyecto muy difícil, es preferible pedir más tiempo, más dirección o hasta apoyo de otros compañeros.

3. Insinuar que te vas
Es una gran cortesía darle notificación a tu jefe cuando estás buscando un nuevo empleo, pero hay una línea muy fina. Si estás entrevistando activamente y tu partida es inminente, entonces déjale saber. Si estás considerando una movida y no estás segura de tu próximo paso, mejor quédate calladita. Una búsqueda de empleo podría tomar tiempo indeterminado y hasta podrías cambiar de parecer. Una vez le informes a tu jefe, él no pensará que estás comprometida a tu compañía.

4. Resaltar lo que tu compañía debería hacer distinto
Si tu jefa te pregunta tu opinión sobre algún asunto, sé honesta, pero utiliza tacto y comentarios constructivos. El pedirle una audiencia a tu jefa para discutir algunos asuntos también es válido. Pero el criticar la compañía sin ofrecer soluciones sólo le restará a tu profesionalismo y compromiso.

5. Dar un ultimátum
El amenazar con marcharte si no recibes un ascenso o aumento de salario podría ser una buena forma de negociar, pero esta movida podría volverse en tu contra. Tu superior podría decirte que lo que estás pidiendo no es posible y te verías en la posición de tener que cumplir con tu amenaza o comerte tus palabras.

6. Hablar demasiado sobre tu vida personal
El dejarle saber a tu jefa ciertos detalles de tu vida personal podría ser una sabia decisión – puede ser un ambiente de trabajo más cómodo si tus superiores tienen una idea de tus compromisos personales. Pero no exageres, tu jefa no tiene por qué saber que estás cansada porque peleaste con tu novio o porque te fuiste de juerga con tus amigas y la resacar no te permite concentrarte.

>> Comenta este artículo

VIDEOS RELACIONADOS:
Mariela Dabbah - Cómo Negociar Un Salario