Consejos para controlar el destino de tu carrera y lograr el éxito profesional
Por Justin Thompson, AOL Jobs Contributor

En su libro "Stepping Up: How Taking Responsibility Changes Everything", John Izzo hace de nuevo énfasis en cómo una persona puede cambiar su propia vida, y especialmente su carrera.

¿Alguna vez has pensado, "Este trabajo sería mucho mejor si mi jefe hiciera ABC", o "Si el equipo de marketing realmente me ayudara, sería capaz de vender más XYZ"? Sin importar el pensamiento, Izzo dice que deberíamos deshacernos de la actitud desvalida y decidirnos a hacer algo sobre el asunto.

De acuerdo con investigaciones de Izzo, muchas personas esperan a que el plan perfecto se materialice antes de tomar acción, y el método de "sentarse a esperar" es uno de los grandes obstáculos hacia el éxito. Aquí algunas formas en las que puedes controlar el destino de tu carrera >>

Crea tu solución ideal

Los cambios comúnmente surgen de una idea. Si tienes ideas de cómo tu trabajo podría ser mejor, ya sea mejorando un proceso de trabajo o creando eficiencias y reduciendo costos, compártelas con tu jefe. Tu habilidad para mostrar iniciativa y creatividad sólo te beneficiará a largo término, porque te harás notar como un empleado que va más allá de lo que se le pide. Si tu jefe te da luz verde para poner en marcha una nueva iniciativa, apóyate y guíate en él o ella. Pide su opinión sobre la manera de marcar hitos o sobre cuál sería un plazo realista para echar a andar el proyecto.

Sé abierto a los cambios, mejoras y retroalimentación

Cuando tomas un rol más activo haciendo preguntas y sugiriendo cambios, prepárate para una potencial respuesta negativa. A algunas personas les gusta su situación, y pueden temer o perder su trabajo o que les pidas que hagan más trabajo. Para alentar la colaboración, pide opiniones o presta atención a las ideas de otros para mejorar o para sustituir tu idea original. Las probabilidades de una satisfacción universal pueden ser pocas, pero ser abierto a la discusión grupo al mostrará que estás trabajando por el bien común.

Es posible que mientras trabajes para mejorar un proceso o una serie de tareas, te encuentres con más problemas. Cuando esto suceda, determina en qué áreas se puede trabajar. Debes estar dispuesto a poner en la mesa los temas insuperables, para alertar al director del proyecto sobre estos y que el éxito del proyecto no se retrase más.

Recuerda la alternativa

Muchas veces, cuando inicias un cambio en el trabajo o en tu vida personal, lo haces porque estabas cansado de las condiciones presentes y querías mejorar tu vida o la vida de otros. Vendrán días duros, y habrá momentos en los que te topes con tantas paredes que querrás renunciar, pero recuerda el pasado y piensa en la alternativa que tienes.


En su libro, Izzo dice que el liderazgo no es una posición. Depende de una persona elegir tomar las riendas de un proyecto o tarea y correr con ellas. Izzo ofrece tres consejos para no desistir:

1. Decreta tu intención y escríbela. Una vez que esté por escrito, es un compromiso por el cambio.

2. Ver más allá de tu posición y peso. Piensa en grande y esfuérzate más de lo que tu rol dice, y ten por seguro que cuando te esfuerces por mejorar, el dinero vendrá.

3. Recuerda tu influencia, sin importar tu rol. Podrías llegar a pensar que no puedes lograr ningún cambio en tu actual posición, pero recuerda que tu voz cuenta. Algunas veces sólo se requiere a una persona para iniciar el cambio.

También ve:
- ¿No estás siendo reconocida en tu trabajo? Cómo llevarte el crédito que te corresponde
- Los 'sí' y los 'no' de hacerse amiga del jefe
- Cómo ser mejor jefa

Mariela Dabbah - 5 Consejos Para Avanzar Nuestras Carreras