La Semana del Sexo, como popularmente la conocen todos los jóvenes, ha traído cola. Diafragmas, preservativos para él y ella y paquetes de lubricantes han sido protagonistas en las aulas. Esta iniciativa comenzó en la Universidad de Yale en el 2002, extendiéndose a otras universidades americanas desde Harvard hasta Washington y Kentucky.

Ahora algunos colegios siguen este modelo para ofrecer nuevas versiones como la de "Conexión en el Campus", que dan consejos a los jóvenes sobre cómo conectarse dentro del campus y sentirse más seguros y cómodos sexualmente.

Esta iniciativa ha enfrentado a colegios y estudiantes. A algunas personas no les gusta la idea de que los recursos universitarios se estén utilizando para promover la actividad sexual. Los organizadores de estos eventos dicen que los estudiantes se sienten confundidos en esta área. Según indican las últimas encuestas, a pesar de que los jóvenes son más abiertos mantienen menos relaciones sexuales que generaciones anteriores. ¿Piensas que es esto es cierto?

Uno de estos eventos ha hablado a los participantes sobre las percepciones acumuladas cuando practicamos sexo de forma casual. Se ha comentado sobre la idea de que muchas mujeres se han liberado completamente de tal manera que son felices teniendo relaciones sexuales sin compromiso.

Se ha combinado salud sexual y placer. Estos eventos ya van más allá del sexo seguro, prevención de violaciones y enfermedades de transmisión sexual. Sentirse cómodo y satisfecho sexualmente es el principal objetivo de esta semana. Al menos, en teoría, lo que se pretende es crear un ambiente sin prejuicios acerca de todos los estilos de vida. La idea es dar la educación sexual que las escuelas no pueden, o no quieren, aportar. ¿Estás de acuerdo con esta semana de educación sexual para jóvenes estudiantes?

Los organizadores apuntan que el principal objetivo de estas jornadas es abordar cuestiones respetando experiencias y creencias individuales. ¿Y tú qué piensas?


También ve:
How to Deal With Your Sexually Active Teen