Muchas personas siguen subestimando el tener una piscina en casa. A las puertas de la estación del verano, antes de lanzarse a la piscina hay que revisar las medidas de seguridad. Cada año mueren ahogadas unas 3.400 personas en Estados Unidos. Y si se contabilizan los casos de niños de uno a cuatro años, el número de casos aumenta considerablemente.

Según el Centro de Control y Prevención de las Enfermedades o CDC por sus siglas en inglés (Centers for Disease Control and Prevention), esta es la segunda causa de muerte accidental en niños menores de 14 años.

Datos del CDC apuntan a que hay cerca de 8,8 millones de piscinas, entre residenciales y públicas en los Estados Unidos. Elianne E. González, portavoz del I.I.I, Instituto de Información de Seguros, Insurance Information Institute, "Un niño puede fácilmente ahogarse en unos pocos centímetros o pulgadas de agua en menos de 30 segundos".

González dice que es primordial "saber cuál es la responsabilidad civil si alguien resulta lesionado en la piscina de su casa". Pero, lo más importante es "debemos transmitir a los padres que los niños deben aprender cuanto antes a nadar".

Además, Según el I.I.I por cada muerte de niño que ocurre por inmersión, cuatro niños reciben tratamiento por lesiones de inmersión que si bien no resultan fatales pueden causar severos daños cerebrales como la pérdida de la memoria, dificultades de aprendizaje y discapacidades físicas y mentales, así como la pérdida de las funciones básicas permanentemente (forma vegetativa permanente).

Por ello, el I.I.I recomienda tener preparados un equipo de seguridad con flotadores y salvavidas antes del verano. También, recomienda NO dejar acceder a una piscina a alguien sin un permiso para su uso, advirtiendo sobre las posibilidades de sufrir un accidente.

Opina en esta nota >>>

Ve además:
- En este verano extrema seguridad en las piscinas
- A qué edad meterlos a la alberca
- Piscina segura, diversión asegurada

Temas relacionados:

Spring Pool Maintenance Tips