A todos nos gustaría ir siempre oliendo a rosas, pero muchas veces, el cuerpo nos juega una mala pasada: nos movemos, nos ejercitamos, sudamos y sin darnos cuenta, aparece ese olor desagradable que tanto avergüenza. Voy a explicarte por qué se produce y lo que puedes hacer para evitarlo....